Lidl
Contenido principal

Evolución del modelo de tienda

A lo largo de los 20 años de historia de Lidl en España, uno de los elementos que ha sido testigo de la evolución de la compañía es el modelo de tienda que Lidl ha construido en cada momento.

1ª generación de tiendas Lidl (1994-2001)

generación de tiendas Lidl
El diseño de la tienda respondía a la estrategia de la empresa en los inicios de su andadura en España. En ese momento, Lidl era un desconocido en el mercado español y tenía que expandirse de forma rápida y con el menor coste posible. Además, fieles al concepto discount, el objetivo fundamental era disponer de una tienda funcional que permitiese una elevada productividad y, con ello, una tienda rentable.

En base a estas necesidades, se optó por un diseño básicamente cúbico, sin ventanas, con una sala de ventas de unos 800 metros cuadrados rectangular y diáfana. El modelo se aplicó con éxito hasta 2001, tras reproducirse más de 270 veces. Los primeros años de Lidl en España fueron una fase muy expansiva en la que se llegó a construir tiendas a un ritmo medio de una a la semana.

2ª generación de tiendas Lidl (2001-2010)

generación de tiendas Lidl
Durante los primeros años de Lidl en España, la empresa fue evolucionando en todos los sentidos: volumen del surtido, complejidad de los procesos, presentación de la mercancía, etc. con el objetivo de adaptarse tanto a las exigencias de los clientes como a las necesidades de los empleados. La tienda tenía que evolucionar también.
Sin renunciar a la funcionalidad en la que se basa el modelo de negocio de Lidl, se proyectó una tienda más atractiva, más acogedora. De alguna manera, se acercó la tienda al cliente.

En este contexto, se diseñó una nueva tienda que vino caracterizada por una cubierta de teja marrón a dos aguas, con una superficie de ventas mayor (de entre 1.000 y 1.200 metros cuadrados) y donde por primera vez se incluían ventanas que dejaban paso a la iluminación natural.

3ª generación de tiendas Lidl (desde 2010)

generación de tiendas Lidl
En 2010, el modelo volvió a evolucionar dando lugar a la 3ª generación de tienda, la que actualmente Lidl construye en sus nuevas aperturas y modernizaciones.

El trasfondo que motivó el cambio fue similar al de 2001: el modelo de tienda debía acompañar la estrategia de la empresa en ese momento.

Con un surtido mayor, con mucho más peso de los productos frescos y con la idea de proporcionar al cliente una mejor experiencia de compra, era necesario actualizar el diseño de la tienda. Con la estrategia de la empresa centrada no ya solo en mantener el liderazgo en precios, sino en posicionarse como líderes en relación calidad precio, había que transmitir calidad también en el aspecto de los edificios.

Siguiendo con la evolución del surtido, se ha ampliado de nuevo la sala de ventas hasta los 1.200 o 1.400 metros cuadrados actuales y se han sustituido los ventanales por paredes completamente acristaladas, para dar mayor luminosidad al interior. Manteniendo siempre el concepto de funcionalidad, se ha implantado una nueva imagen de Lidl más acorde con la calidad de los productos que se comercializan. Además, este nuevo modelo considera criterios de eficiencia energética y sostenibilidad en su diseño constructivo. Son tiendas pensadas por y para las personas.