Huevo

No laves nunca los huevos: al mojarlos o frotarlos, su cáscara porosa puede dejar penetrar gérmenes en su interior.