peligro
Error de navegador

Tu navegador no puede mostrar este contenido.

Sin lactosa

arrow-bold-right-padding
arrow-bold-right-padding
¿Qué síntomas puede producir la intolerancia a la lactosa?

- Dolor o hinchazón del abdomen

- Flatulencias

- Náuseas o vómitos

- Diarrea

- Estreñimiento

También pueden aparecer otros síntomas más allá del sistema digestivo: dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular y articular, alteraciones en la piel, úlceras en la boca, sensación de tristeza, alergias y falta de concentración.

arrow-bold-right-padding
arrow-bold-right-padding
¿Qué conviene hacer si uno cree que es intolerante a la lactosa?

Si tienes algunos de los síntomas indicados y piensas que pueden estar relacionados con el consumo de algún alimento con lactosa, es aconsejable acudir a tu médico de cabecera o a un especialista para que confirme o descarte el diagnóstico y te oriente sobre qué medidas tomar.

arrow-bold-right-padding
arrow-bold-right-padding
Soy intolerante a la lactosa. ¿Y ahora qué?

Conviene que modifiques tu dieta y cambies algunos hábitos alimentarios siguiendo las pautas de un dietista-nutricionista o de tu médico habitual. Una de las principales medidas a seguir es disminuir el consumo de lactosa lo suficiente para que desaparezcan los síntomas.

info

¡Importante!

La lactosa también puede encontrarse en medicamentos, sobre todo en los comprimidos.

arrow-bold-right-padding
arrow-bold-right-padding
¿Por qué hay que revisar siempre las etiquetas en caso de intolerancia a la lactosa?

Porque muchos ingredientes alimenticios y aditivos contienen lactosa o pueden contener trazas. Por normativa, cualquier producto manufacturado debe indicar la ausencia o presencia de lactosa en la etiqueta.

arrow-bold-right-padding
arrow-bold-right-padding
No es lo mismo la intolerancia a la lactosa que la alergia a las proteínas de la leche de vaca

La alergia a las proteínas de la leche de vaca es la alergia alimentaria más frecuente. Ocurre sobre todo en lactantes y niños pequeños por una reacción exagerada de sus mecanismos de defensa ante alguna de las proteínas de la leche de vaca. Suele dar síntomas más bruscos que la intolerancia, como erupciones cutáneas, vómitos o alteraciones respiratorias. Ante estos casos, se recomienda acudir al pediatra y evitar el consumo de leche de vaca tanto por parte del niño como de la madre, si aún está en época de lactancia.