Etapas del bebé

En los primeros años de vida se dan momentos muy importantes en el crecimiento de tu hijo. Podemos distinguir diferentes etapas, marcadas según el ritmo de desarrollo del niño o niña, en las cuales van adquiriendo aptitudes físicas, psicológicas y sociales a medida que pasan los meses.

A lo largo de este periodo se dan la mayoría de sus “primeras veces” y es muy emocionante tanto para los padres como para los peques. Conseguir mantener la cabeza erguida, dar sus primeros pasos, pronunciar sus primeras palabras e incluso sus primeras sonrisas son momentos únicos e inolvidables. Por eso, es importante aprender a reaccionar ante los cambios, progresos y sobre todo ante las dificultades, para poder proporcionarles la ayuda oportuna en su desarrollo y entender lo que siente o piensa.

¡En Lupilu repasamos los avances desde el primer mes hasta los 3 años para poder ayudarte y guiarte en los primeros años de tu bebé!

Bebé de 1 a 3 meses: Sus primeras sonrisas

Es momento de conocer al nuevo bebé de la familia y de adaptaros a la nueva situación. En estos primeros meses tu bebé es tan pequeño y frágil, que parece que con cualquier movimiento que hagas se vaya a romper. ¡Pero lo cierto es que no! Estas primeras semanas pueden traer, además de mucha ternura, algunas dudas sobre los cuidados qué necesita.

 

En este apartado te enseñamos cuáles son los retos de estos meses, los cuidados que necesita un recién nacido, lo buena que es la música en su desarrollo y qué sentidos tiene más agudizados tu hijo, entre otras cosas.

Descubre más

Bebé de 4 a 6 meses: Empieza a reconocer

En muy poco tiempo tu bebé ha crecido y evolucionado mucho, cambios que son bastante notables e importantes en su vida. A partir del sexto mes, empieza la modificación de una de las cuestiones más significativas, su alimentación. ¡Empieza la alimentación complementaria! Además de leche materna o de fórmula, tu hijo puede empezar a probar otros alimentos. En esta etapa, también tiene mucho más desarrollados los sentidos así que puedes aprender cómo estimularlos y guiarle para que los desarrolle en sus juegos.

Descubre más

Bebé de 7 a 9 meses: Quiere explorar

Su actividad ha aumentado y ya empieza, aunque de una manera simple, a coger objetos con las manos, a bailar con la música, a relacionarse con los más cercanos, o a hacer gestos para comunicarse. Con estos cambios también se ven modificadas sus rutinas y horas de sueño.

Aprende a establecer una buena base para que tu hijo tenga un correcto desarrollo desde el principio.

Descubre más

Bebé de 10 a 12 meses: Hacia sus primeros pasos

¡Ya ha cumplido el año o está a punto! El bebé está sentando las bases para ser, cada vez más, un niño. Poco a poco empieza a desarrollar identidad propia, a tener más relación con lo que le rodea. Interactúa con los objetos y las personas de su entorno, y habla en un idioma que solo él conoce. Ya repta, gatea, o incluso está a punto de empezar a caminar. ¡Descubre más sobre los procesos de socialización de tu hijo en estos meses!

Descubre más

Bebé de 13 a 18 meses: Sus primeras palabras

En estos meses su personalidad ya se va haciendo evidente. Sus actitudes, sus gustos e incluso sus rabietas lo demuestran. Afianza el desplazamiento y conoce algunas palabras. Llegados a este punto, lo importante es saber qué hacer para reforzar las conductas positivas.

Descubre más

Bebé de 19 a 24 meses: Las primeras carreras por casa

Todo este tiempo le has ido inculcando a tu hijo buenos hábitos y rutinas. En este momento él empieza a ser consciente de ellas y es normal que quiera desarrollarlas por sí solo. Quiere mostrar que puede ser autónomo. Hábitos de higiene personal, orden, vestirse y desvestirse, o comer solo son algunas de las cosas que podrás encontrar en este apartado.

Descubre más

Bebé de 2 a 3 años: Sus grandes progresos

El crecimiento de tu hijo sigue su curso y parece que es a pasos agigantados ¿verdad? Habrás observado que ya crea sencillas frases, te contesta a preguntas cortas, come solo entre otras cosas. Estos son retos que ya ha superado. ¡Pero hay muchos más en lo que ponerse manos a la obra! Por ejemplo, desprenderse del pañal o seguir avanzando en el desarrollo social y emocional.

Descubre más