peligro
Error de navegador

Tu navegador no puede mostrar este contenido.

Dieta Mediterránea y salud

Estudio Predimed

arrow-bold-right-padding
arrow-bold-right-padding
Mejora de la función cerebral

Seguir la Dieta Mediterránea es beneficioso para la función cerebral, mejora la cognición y reduce la incidencia de contraer Alzheimer. Además, mejora la calidad de vida y la prolonga tras la aparición clínica de la enfermedad.

arrow-bold-right-padding
arrow-bold-right-padding
Menor riesgo de diabetes tipo 2

Según un grupo de investigadores de la Universidad de Navarra, que forman parte del estudio Predimed, el consumo de cereales, frutas, hortalizas y verduras con un elevado contenido en fibra, así como el aceite de oliva, rico en grasas monoinsaturadas, mejora el nivel de glucosa en sangre y el perfil lipídico de los diabéticos y por tanto previene la diabetes tipo 2. De hecho, los expertos españoles han demostrado que seguir la Dieta Mediterránea reduce la incidencia de la diabetes en un 40%.

arrow-bold-right-padding
arrow-bold-right-padding
Prevención de enfermedades cardiovasculares y reducción de colesterol

El seguimiento de la Dieta Mediterránea reduce la incidencia de las enfermedades cardiovasculares en un 30% y la del síndrome metabólico en un 10%. En concreto, el consumo de aceite de oliva, frutos secos y pescado azul son beneficiosos para la salud cardiovascular ya que contienen grasas insaturadas (saludables) que reducen el colesterol LDL (el malo) y elevan el HDL (el bueno) lo que ayuda a mantener las arterias en buen estado. Además, el pescado azul, rico en grasas poliinsaturadas omega 3, reduce la tendencia de formar coágulos en sangre, ayuda a controlar la tensión arterial y previenen las arritmias.

arrow-bold-right-padding
arrow-bold-right-padding
Prevención de cáncer
Las dietas ricas en cereales, frutas, verduras, hortalizas y legumbres frescas reducen el riesgo de padecer cáncer, incluyendo los del tracto digestivo, así como otras neoplasias, como el de mama, pulmón o vejiga. En este sentido, se recomienda consumir colores variados de frutas y hortalizas ya que cada uno aporta un tipo de nutrientes beneficiosos y nos garantiza un mayor abanico de minerales, vitaminas y antioxidantes necesarios para combatir los distintos tipos de cáncer. El aceite de oliva, el producto estrella de la Dieta Mediterránea contribuye a la prevención del cáncer de mama debido a su parte de ácido fólico que reduce considerablemente uno de los oncogenes asociados a los tumores más agresivos.
arrow-bold-right-padding
arrow-bold-right-padding
Control del Síndrome Metabólico

Investigadores españoles del Hospital Universitario de Reina Sofía, de la Universidad de Córdoba y del Instituto de Salud Carlos III defienden que la Dieta Mediterránea en combinación con ejercicio afectaría a la calidad de vida de pacientes con síndrome metabólico. Según los resultados obtenidos en Predimed, la Dieta Mediterránea suplementada con aceite de oliva o frutos secos beneficia el control del síndrome metabólico, lo cual disminuye la posibilidad de desarrollar diabetes y también de sufrir infarto de miocardio u otra enfermedad cardiovascular. Un patrón dietético poco saludable y la falta de ejercicio físico comportan un mayor riesgo de desarrollo del síndrome metabólico en personas que están genéticamente predispuestas. Al contrario, aquellas personas que ingieren una dieta saludable rica en frutas, verduras, legumbres, cereales integrados y pescado tienen menor riesgo de presentar este síndrome.