Comprometidos con el mañana

Comprometidos con el mañana

En Lidl estamos comprometidos con el mañana y estamos comprometidos contigo, queremos que te sientas bien, seguro, responsable y sano.

Cambio climático

Cambio Climático

Ver
Desperdicio alimentario

Desperdicio alimentario

Ver
Alimentación saludable

Alimentación saludable

Ver
Producción sostenible

Producción sostenible

Ver

Alimentación

saludable

Todos conocemos la importancia de llevar una alimentación sana y equilibrada. Y gracias a los beneficios de la dieta mediterránea, lo tenemos aún más fácil: ¡aprovéchalo para incorporar buenos hábitos a la hora de comer!

La pirámide nutricional nos muestra de forma práctica las principales recomendaciones de los especialistas en nutrición para seguir una alimentación sana junto a unos hábitos de vida saludables. Nos ayuda a distinguir los principales grupos de alimentos y a establecer su frecuencia de consumo.

Piramide alimentaria

BASE DE LA PIRÁMIDE

Mantener estilos de vida saludables

Actividad física: se recomienda realizar 60 minutos al día de actividad física de intensidad moderada, o su equivalente de 10.000 pasos al día.

Promoción del equilibrio emocional: se recomienda dedicar tiempo a la compra de los alimentos y a su cocinado, así como enseñar a nuestros hijos cómo hacer la compra y cómo cocinar los alimentos de forma óptima.

Balance energético: es necesario adaptar la ingesta alimentaria al grado de actividad física y a la inversa, así como realizar cinco comidas al día y mantener una vida activa.

Útiles y técnicas culinarias saludables: se recomienda el cocinado al vapor, las preparaciones seguras en crudo y las menos elaboradas.

Ingesta adecuada de agua: se recomienda beber 2,5 litros/día de agua u otros líquidos. Esta cifra debe aumentarse en caso de actividad física, aumento de la temperatura o humedad ambiental, fiebre o pérdida de líquidos.

Grupos de alimentos

Seguro que has visto infinidad de veces la pirámide nutricional. E incluso, es posible que no siempre se dé la misma importancia a los alimentos que en ella aparecen.

Para intentar despejar dudas, nos ocupamos de los diferentes tipos de alimentos e ingredientes que componen nuestra dieta: frutas y verduras, pan, pasta, cereales, leche y derivados lácteos, bebidas vegetales, carne, pescado, huevos, aceite, sal, azúcares, dulces…

Descubre con nosotros sus propiedades y beneficios y prepárate para llevar una vida más sana.

Carnes

Carnes

Huevo

Huevo

Lácteos y bebidas

Lácteos y bebidas

Pescados

Pescados

Frutas y verduras

Frutas y verduras

Cereales y grano

Cereales y grano

Embutidos

Embutidos

Otros alimentos

Otros alimentos

Alimentación saludable
¿Sabes en qué consiste una alimentación saludable?

La alimentación saludable se define como aquella dieta rica y variada que permite al organismo mantener una condición interna estable y prevenir enfermedades. Así pues, es la base para disfrutar de una buena calidad de vida y para una buena salud presente y futura.

En esta sección queremos darte unos consejos claros y sencillos que te ayudarán a sentar las bases de una alimentación saludable que podrás incluir en tu vida diaria.

¡Importante!

Ser consciente de todo lo que está relacionado con la alimentación te hace ser más responsable y autónomo a la hora de comer, algo indispensable para una alimentación saludable.

Descubre más

Descubre qué reacción se produce en el cuerpo de una persona que padece alergias alimentarias, conoce más acerca de la intolerancia a la lactosa y cuál es exactamente el problema que sufren los celíacos cuando ingieren productos que contienen la proteína vegetal conocida como gluten.

Descubre cómo mejorar tus hábitos alimenticios con nuestro nutricionista

En Lidl cuidamos de tu salud. Para ayudarte a llevar una dieta equilibrada, hemos solicitado la ayuda de un nutricionista experto: el profesor Javier García Pereda.

Además, en sus videoconsejos, Javier García Pereda, nos habla de las propiedades nutritivas de los frutos secos, del pan, de la carne, de los alimentos congelados y de muchos más alimentos beneficiosos para la salud. El primer paso para una alimentación saludable es informarte bien.

La patata

A nivel nutricional, la patata, contiene muchas propiedades beneficiosas para la salud. Si quieres descubrir más sobre la patata, déjate aconsejar por nuestro experto en nutrición Javier García Pereda

Descubre más sobre la patata >

Carne de vacuno

Descube más sobre la carne de vacuno y déjate aconsejar por nuestro experto en Nutrición Javier García Pereda.

Descubre más sobre la carne de vacuno >

Alimentación saludable para el corazón

No te pierdas nuestro vídeo y déjate aconsejar por nuestro experto en nutrición Javier García Pereda..

Descubre más sobre alimentación saludable para el corazón >

Necesidades especiales

Aunque los expertos recomiendan que una persona adulta sana y con una actividad física moderada ingiera entre 1.900 y 2.400 kilocalorías diarias, esta cantidad puede variar mucho en función de cada uno.

Para orientarte, nos ocupamos de las necesidades nutricionales especiales en diferentes etapas de la vida (crecimiento, embarazo y lactancia y tercera edad), así como la de colectivos concretos, como los deportistas.

Con nuestros consejos de alimentación, te será mucho más sencillo adquirir unos hábitos de alimentación saludables y adaptados a ti. ¡Haz la prueba!

Crecimiento

Crecimiento

Crecimiento

Embarazo y crecimiento

Crecimiento

Seniors

Crecimiento

Deportistas

¿Cómo leer las etiquetas de los alimentos?

¿Sabes realmente lo que comes? ¿Lees con detalle la información nutricional de lo que compras? Las etiquetas de los alimentos aportan información de gran utilidad:

1.

Para conocer mejor lo que vas a consumir y la información nutricional.

2.

Para decidir con más conocimiento si finalmente compras el alimento o no.

3.

Para seguir una dieta más saludable, ya que proporciona información muy valiosa sobre todos los ingredientes de un alimento y sobre sus cantidades.

¿En qué debes fijarte cuado lees la etiqueta?

La etiqueta está dividida en 6 grandes apartados:

1.

Tamaño de la porción

Indica las medidas (en gramos o mililitros, generalmente) del producto. En este apartado, se muestran cuántas porciones hay en el envase y de qué tamaño es cada porción, lo que puede darte una idea aproximada del tamaño de la ración a consumir.

2.

Valor energético (calorías)

Suele ser el apartado más consultado por la gran mayoría de consumidores, pues se refiere a la cantidad de kilocalorías que aporta el producto. Ten en cuenta que las “calorías de las grasas” indican cuántas calorías procedentes de las grasas hay en una porción.

3.

Ingesta de Referencia (IR)

Indica la cantidad de un determinado nutriente que una persona sana debería ingerir cada día, sobre la base de una dieta de 2.000 calorías. El porcentaje (%) puede ayudarte a reconocer si un alimento tiene un contenido alto o bajo en un nutriente determinado. Una vez te familiarices con la IR, podrás usarla para comparar alimentos y decidir cuál es tu mejor opción. También puede ayudarte a conseguir un buen equilibrio de nutrientes a lo largo del día.

4.

Cantidad de grasas, colesterol y sodio

Indica la cantidad total de grasas, y se especifica la cantidad de grasas saturadas y grasas hidrogenadas. Aparece también la cantidad de colesterol y de sodio. Son nutrientes cuyo consumo diario debemos controlar especialmente ya que su exceso puede perjudicar nuestra salud.

5.

Cantidad de carbohidratos, proteínas, fibra, vitaminas y calcio

Especifica los hidratos de carbono y especialmente los azúcares. El consumo de estos últimos debe ser controlado, ya que la mayoría los consumimos en exceso. También se especifica la cantidad de proteínas, vitaminas, fibra y calcio, todos ellos nutrientes imprescindibles en nuestra alimentación diaria.

6.

El listado de ingredientes

Es la parte más importante de la etiqueta y puede aparecer al principio de la etiqueta o al final. Los ingredientes que aparecen al principio de la lista son los más abundantes.

Alérgenos

Alergias o intolerancias

1 DE 4

hogares españoles

tiene alguna persona con un problema

alergias

2 millones

de personas

en nuestro país sufren alergia de algún tipo

La única solución pasa por evitar el alimento alérgeno, que desencadena la reacción del sistema inmunológico. En cambio, quienes padecen intolerancia pueden seguir consumiendo todo tipo de productos, siempre y cuando se elimine el ingrediente que les origina el trastorno. De ahí que cada vez exista una mayor oferta de alimentos sin gluten, lactosa o fructosa.

Te contamos todos los detalles y te damos las claves para llevar una dieta sana, variada y deliciosa. ¡Échale un vistazo!

Cereales

¿Qué es la celiaquía?

¿Cómo puedes saber si eres celíaco/a?

¿Cuáles son los alimentos que debes evitar?

Estas y otras preguntas que puedes hacerte entorno a este trastorno.

¿Qué es el gluten?

El gluten es una sustancia presente en los cereales de consumo habitual. Es el responsable del aporte de la energía que contienen estos alimentos.

Más allá de su presencia natural en los cereales, el gluten también puede utilizarse en alimentación para dar volumen, consistencia, elasticidad y sabor a una gran cantidad de alimentos producidos industrialmente (caldos y sopas, patatas fritas y snacks aromatizados, sucedáneos de pescado, embutidos, caramelos, etc.).

Lidl es una empresa comprometida con el colectivo celiaco integrando sus productos sin gluten en la lista de alimentos aptos para celiacos de FACE, facilitando así al consumidor celiaco, saber cuáles son estos productos.

¿Qué es la celiaquía?

La enfermedad celiaca es una enfermedad con base inmunológica causada por la ingesta de gluten que se presenta en individuos genéticamente predispuestos. Una enfermedad crónica, de aquellas que coloquialmente decimos que son “para toda la vida”.

Ante la presencia del gluten, y más concretamente de la gliadina, el intestino de las personas celíacas reacciona inflamándose, de manera que las vellosidades de la mucosa intestinal se atrofian. Esto provoca que no puedan cumplir con su función de absorber los nutrientes de los alimentos y hacerlos pasar a la sangre. Además, las secreciones de la vesícula biliar y del páncreas se reducen, agravando la mala digestión.

La enfermedad celiaca es relativamente común ya que se estima que la padece el 1% de la población europea, aunque solo un 25% de ellos están diagnosticados. Desgraciadamente a día de hoy no existe un censo de personas celiacas ya que no es una enfermedad de obligada declaración.

Por fortuna, el gluten no es imprescindible y con una dieta adecuada se puede vivir con total calidad y normalidad.

Como dato a tener en cuenta, te diremos que la celiaquía afecta especialmente al sexo femenino: conviven con ella el doble de mujeres que de hombres.

Y por último, un mensaje y una sonrisa: se puede ser feliz y celíaco. ¡Tienes mil posibilidades a tu alcance! Te vamos a dar ideas para que no te pierdas nada.

Sin lactosa

La lactosa es el azúcar natural de la leche y de sus derivados, compuesto por glucosa y galactosa, que aporta el sabor dulce a estos alimentos.

La intolerancia a la lactosa ocurre cuando nuestro organismo no produce la suficiente cantidad de lactasa, que es la sustancia que el organismo necesita para digerir la lactosa. Cuando esto sucede, nuestro sistema digestivo es incapaz de digerir la lactosa y reacciona ante la ingesta de productos que la contienen.

¿Qué síntomas puede producir la lactosa?

Dolor o hinchazón del abdomen

Flatulencias

Náuseas o vómitos

Diarrea

Estreñimiento

También pueden aparecer otros síntomas más allá del sistema digestivo: dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular y articular, alteraciones en la piel, úlceras en la boca, sensación de tristeza, alergias y falta de concentración.

La fructosa es un azúcar simple que se encuentra de manera natural especialmente en las frutas. También está presente en muchos alimentos combinada con glucosa y formando sacarosa, como en el azúcar común que utilizamos para endulzar platos.

¿Cómo puede presentarse la intolerancia a la fructosa?

La intolerancia a la fructosa puede suceder por alguna deficiencia en su absorción o en su metabolización:

Mala absorción de la fructosa

Es un problema bastante frecuente, que afecta a entre 3 y 6 personas de cada 10. El intestino no es capaz de absorber bien la fructosa, y aparecen síntomas como diarrea, dolor abdominal, náuseas o gases cuando se consumen alimentos que la contienen.

Intolerancia hereditaria a la fructosa

Es una alteración congénita que conlleva un defecto en el metabolismo de la fructosa. Cuando se ingieren alimentos con fructosa, sacarosa o sorbitol aparecen síntomas que pueden llegar a ser graves, por lo que debe evitarse completamente el consumo de estos alimentos.

Alimentos con fructosa
Sal

Ya sea por problemas de salud —como la hipertensión— o bien para prevenir su aparición en el futuro, cada vez son más las personas que deciden reducir la ingesta de sal en sus comidas y cenas. Si eres una de ellas, en Lidl te ayudamos a dar el paso. Además de ofrecerte una amplia selección de alimentos bajos en sal, también respondemos a algunas de las dudas más frecuentes entre quienes desean adoptar una alimentación más sana.

En las siguientes líneas, te explicamos todo lo que debes saber sobre la sal, la cantidad que tendríamos que tomar a diario, los posibles efectos negativos de un consumo excesivo o las situaciones en las que conviene limitarla al máximo.

¿Es necesaria la sal?

La sal común o cloruro sódico (ClNa) es un condimento compuesto de cloro (en un 60%) y sodio (40%) que constituye la mayor fuente de sodio en la dieta mediterránea, al aportar más del 90% de la ingesta diaria de este mineral. No obstante, también hay una pequeña proporción que se obtiene a través de los alimentos procesados, debido a la adición de aditivos, aromas, potenciadores del sabor —por ejemplo, el glutamato monosódico— y conservantes.

Consumir sodio es indispensable para nuestra salud, ya que este nutriente interviene en las siguientes funciones

Equilibrar los fluidos corporales

Regulación del proceso digestivo

Transmisión de impulsos nerviosos

Flexibilidad articular

Controlar la cantidad de agua presente en el organismo, lo que ayuda a mantener el PH de la sangre

Hidratación corporal, ya que ayuda a que el agua penetre en el interior de las células

Contracción y relajación de los músculos y vasos sanguíneos

Por todo ello, el sodio está considerado como el segundo elemento bioquímico más importante del cuerpo humano, constituido a su vez por un 70% de agua salada.

Productos

sin gluten

Productos

sin lactosa